Skip to main content
Los esquineros en la calle Mount Pleasant con Kenyon en Washington, D.C. Foto © Rick Reinhard

Los esquineros en la calle Mount Pleasant con Kenyon en Washington, D.C. Foto © Rick Reinhard

  • La Esquina: La vida latina en una esquina de la calle Mount Pleasant

    Read this article in English

    “Cuando llegué a Washington, D.C., desde El Salvador, una de las primeras cosas que recuerdo fue a mi madre hablando sobre este lugar que sonaba algo así como ‘La Manplesa’. Mi segundo domingo aquí, mi madre estaba quejándose de mí y de mi hermana temprano por la mañana— ¡Vayan a lavar la ropa! Pusimos toda la ropa sucia en un carrito y caminamos unas cinco cuadras hasta la lavandería. Ese domingo, descubrí qué era ‘La Manplesa’. Resultó ser una calle del barrio Mount Pleasant, La Mount Pleasant. Una calle. Una calle corta. Una pequeña calle. Una pesadilla y un sueño”.
    —Quique Avilés, director del proyecto La Esquina

    La exposición fotográfica La Esquina rinde homenaje al vecindario de Mount Pleasant y al grupo de latinos que se reúnen regularmente en la esquina de las calles Mount Pleasant y Kenyon junto a la tienda 7-Eleven. Estos “esquineros” y ocasionalmente una mujer o dos, han reclamado este espacio por más de treinta años.

    Casi todos los días juegan damas, bromean entre ellos, hablan sobre las noticias del día o de deportes. Comparten historias de la vida en Latinoamérica, de su venida a D.C. y de su vida en el barrio latino. De hecho, muchos consideran esta esquina como un segundo hogar.

    Productor: Emma Cregan
    Cámara: Charlie Weber, Hannah Luc
    Edición: Kaylie Connors

    “Los hitos más importantes de mi vida tienen alguna conexión con Mount Pleasant”, coincide el director del proyecto, Quique Avilés. “Para la mayoría de nosotros salvadoreños que vinimos en los años 80 y 90, aterrizar en D.C. significaba aterrizar en la calle Mount Pleasant de una forma u otra. Si no viviste allí, te lo contaron. Existía esta noción de que “si vas allí, te sentirás mejor”. Y necesitábamos sentirnos mejor. Muchos de nosotros que huíamos de Centroamérica éramos hombres jóvenes evitando ser reclutados en el ejército. Así es como la calle Mount Pleasant se convirtió en un refugio para hombres que se sentían solos. Aquí se podría encontrar una cura para la angustia y la soledad de estar lejos de su hogar porque, bueno, era su hogar”.

    Avilés observa algunas de las implicaciones más grandes de la vida en esta calle: “Mount Pleasant ha sido un hogar continuo fuera de casa para un flujo constante de inmigrantes de México, Centroamérica, el Caribe y otros países. La calle Mount Pleasant y sus rincones aledaños es donde nosotros, los salvadoreños, nos convertimos en latinos. Hasta el día de hoy, Mount Pleasant es un lugar donde vas a buscar compañía: panas, migos, broders, primos y qué ondas”.

    El fotoperiodista Rick Reinhard, residente por muchos años de Mt. Pleasant, fue el fotógrafo del proyecto y creador de las imágenes de la exhibición. Para complementar las fotografías, el equipo del proyecto también registró las historias de los esquineros. A través de estas historias, obtenemos una perspectiva íntima de la historia de la comunidad de Washington, D.C. Algunas historias se remontan a los comienzos de la comunidad a principios de la década de 1970, pero la mayoría son de la década de 1980, cuando hubo una gran migración de salvadoreños que huían de la guerra civil. Estas narraciones recuerdan la vida cultural de Mount Pleasant, desde el festival latino a los disturbios de 1991 hasta el desplazamiento de los residentes a medida que el vecindario cambia y llega gente nueva.

    Galería

    Haga clic en la foto de arriba para ver la presentación completa de fotografías

    “Con el cambio rápido, hay múltiples Mount Pleasants, múltiples comunidades que se pueden ver a lo largo de la calle Mount Pleasant, pero no conversan y participan solo cuando es necesario”, observa el miembro del proyecto Hugo Nájera, también conocido como DJ Mezkla. “Paso por algunos lugares en busca de otros, saltando a lo largo de las islas de la comunidad en un mar de cambios, muy diferente al caminar a lo largo de Mount Pleasant con mi abuela a los ocho años. No se puede negar que había peligros, preocupaciones o problemas en el barrio, pero parecía más seguro”.

    La exposición tiene como objetivo iniciar una conversación entre los esquineros y otros residentes de Mount Pleasant. La idea es abordar las preocupaciones del vecindario, las diferencias culturales y los sentimientos de acoso, racismo y miedo. Quizás esta exposición también reflejará otros vecindarios por todo el país.

    “Animamos a todos a usar esta exhibición como una oportunidad para mantener una conversación en la que hacemos un inventario de nuestra posición y espacio, nuestros prejuicios y creencias, y lo que eso significa al trabajar con otros en nuestras comunidades”, dice Nájera. “La Esquina es una presentación de personas, y una invitación (o un desafío para algunos) para mirar más allá de las predisposiciones o tendencias, y comenzar a tomar medidas para entregar su amor a esta comunidad”.

    La Esquina photo exhibition Mount Pleasant
    La exposición fue presentada en la calle Mount Pleasant.
    Foto © Rick Reinhard

    Olivia Cadaval es una asesora de la exposición La Esquina e investigadora asociada en el Centro de Tradiciones Populares de la Institución Smithsonian.


  • Support the Folklife Festival, Smithsonian Folkways Recordings, sustainability projects, educational outreach, and more.

    .